América Latina está entre las regiones más afectadas por el calor

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Según informes de la Organización Meteorológica Mundial, el 2023 marcó un récord histórico de temperaturas, generando consecuencias severas en la región.

El año 2023 ha pasado a la historia como el más caliente desde que se llevan registros de la temperatura global, con un incremento de aproximadamente 1,40°C respecto al promedio de 1850-1900, según el informe Estado Provisional del Clima Global 2023 de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). América Latina se encuentra entre las regiones más perjudicadas por este fenómeno, que ha exacerbado los impactos del cambio climático y del fenómeno de El Niño.

El informe señala claramente los efectos de El Niño entre julio y septiembre, con un aumento del nivel del mar sobre el promedio en el Pacífico tropical hasta las costas de América Central y del Sur.

Las consecuencias del clima extremo en 2023 incluyen la reducción del hielo marino en la Antártida, el derretimiento extremo de glaciares en América del Norte y los Alpes europeos, así como incendios forestales de gran envergadura en Hawái, Canadá y Europa. Brasil experimentó olas de calor significativas, con temperaturas que alcanzaron los 40°C en noviembre.

La falta de lluvias afectó gravemente a diversas regiones, incluyendo el sudeste de América del Sur, la cuenca amazónica y gran parte de América Central. En Argentina, las lluvias estuvieron entre un 20% y un 50% por debajo del promedio entre enero y agosto durante cuatro años consecutivos, resultando en enormes pérdidas de cultivos y una caída del 30% en la producción de trigo entre 2022 y 2023. Uruguay enfrentó niveles críticos de déficit hídrico, afectando la calidad del suministro de agua, incluyendo la capital, Montevideo.

Los especialistas advierten que los peligros meteorológicos y climáticos para América Latina se vuelven más intensos y frecuentes, generando una crisis climática para la próxima década. Este escenario impactará en la seguridad alimentaria de la región y podría resultar en desplazamientos de poblaciones vulnerables.

Si bien es difícil prever las temperaturas para 2024, los últimos nueve años, desde 2015 hasta 2023, han sido los más calurosos registrados. Los científicos advierten sobre la necesidad de tomar medidas urgentes y eficientes de adaptación y mitigación contra el cambio climático. El llamado es a la preparación y la toma de decisiones climáticamente inteligentes para aumentar la resiliencia y la sustentabilidad en la región no solo para el próximo año, sino para las décadas venideras.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »