Aumenta la presión para que se imponga una tasa a emisiones de CO2 del sector marítimo mundial

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
La iniciativa busca recaudar fondos para el desarrollo de combustibles más sostenibles y apoyar la transición hacia un futuro más limpio.

BRUSELAS, 18 mar (Reuters) – La Unión Europea, Canadá, Japón y los Estados de las islas del Pacífico, vulnerables al cambio climático, figuran entre los 47 países que apoyan la imposición de una tasa a las emisiones de gases de efecto invernadero del sector del transporte marítimo internacional, según se desprende de los documentos examinados por Reuters.

Los documentos, que se discuten en una reunión de la Organización Marítima Internacional (OMI) que entra ahora en su segunda semana, esbozan cuatro propuestas con un total de 47 partidarios, para imponer una tasa por cada tonelada de gases de efecto invernadero que produzca el sector.

El apoyo a la idea se ha más que duplicado con respecto a los 20 países que apoyaron públicamente una tasa sobre el carbono, en una cumbre francesa sobre financiación climática celebrada el año pasado.

“Estoy seguro de que el año que viene por estas fechas habrá un mecanismo económico de fijación de precios”, declaró el lunes en una rueda de prensa el Secretario General de la OMI, Arsenio Domínguez, al ser preguntado por las perspectivas de una tasa sobre las emisiones de carbono del transporte marítimo.

“No sé qué forma tendrá ni cómo se llamará”, añadió.

Sus defensores sostienen que esta política podría recaudar más de 80.000 millones de dólares al año en fondos que podrían reinvertirse en el desarrollo de combustibles para el transporte marítimo con bajas emisiones de carbono y ayudar a los países más pobres a realizar la transición.

Sus detractores, entre ellos China y Brasil, afirman que penalizaría a las economías emergentes dependientes del comercio.

Estos países compiten por ganarse el apoyo de decenas de otros, entre ellos la mayoría de los africanos, que, según los diplomáticos, aún no han adoptado una postura firme al respecto. La OMI toma sus decisiones por consenso, pero también puede hacerlo por mayoría.

El año pasado, el organismo de la ONU acordó como objetivo una reducción del 20% de las emisiones para el 2030 y cero emisiones netas en torno al 2050. Aunque los países acordaron la semana pasada continuar las negociaciones sobre el precio de las emisiones, un resumen oficial de la reunión señalaba que estaban “divididos en varias cuestiones”.

Foto de Maksym Kaharlytskyi en Unsplash

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »