Cinco tendencias que marcarán la sostenibilidad empresarial en 2024

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Las empresas se embarcan en una transformación hacia la sostenibilidad, marcando un cambio paradigmático en su enfoque y prácticas.

En el horizonte del 2024, el panorama empresarial se transforma bajo el imperativo de la sostenibilidad. La gestión de aspectos sociales y medioambientales se posiciona como prioridad, pero el enfoque se redefine, dando paso a cinco tendencias clave que darán forma al camino hacia un futuro más sostenible.

1. Fin del “Greenwashing”:

En Europa ya se ha instaurado la ‘Green Claims Directive’, programada para el primer trimestre de 2024, un hito crucial en el mundo combatir el Greenwashing y ofrecer a consumidores y empresas la información necesaria para tomar decisiones informadas, erradicando las prácticas engañosas y promoviendo la transparencia en las afirmaciones medioambientales.

2. Sostenibilidad como competencia crítica:

La creciente adopción de prácticas sostenibles redefine el mercado laboral. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se esperan 24 millones de nuevos “empleos verdes” para 2030. En 2024, se consolidarán roles especializados, como el Controller ESG en los departamentos financieros, y la demanda de habilidades “verdes” impulsará la necesidad de formación académica en sostenibilidad. La sostenibilidad se convierte así en un nuevo skill crítico.

3. Objetivos concretos a corto plazo:

La presión de inversores, reguladores y ratings cambia el enfoque de los objetivos a largo plazo hacia la concreción inmediata. Las empresas se enfrentarán a la rendición de cuentas ante accionistas, inversores y empleados, centrándose en objetivos sociales y medioambientales tangibles. Los ratings ESG valorarán la ejecución efectiva de estos objetivos, marcando un equilibrio entre sostenibilidad y generación de valor accionarial.

4. Empresas líderes en sostenibilidad:

La identificación, prevención y mitigación de efectos adversos en derechos humanos y medio ambiente se convierte en una responsabilidad clave. Este enfoque se extiende a toda la cadena de valor. La reducción de la huella en la cadena de suministro se convierte en un imperativo, impulsando el liderazgo sostenible.

5. Despegue de la Inversión de Impacto:

El 2024 presenciará un despegue significativo de la inversión de impacto en el mundo. El aumento del volumen de activos gestionados por la oferta de capital de impacto sugiere un crecimiento continuo. Soluciones financieras que facilitan el acceso a financiación más asequible a cambio de generar impacto positivo se multiplicarán. La inversión de impacto se enfocará en proyectos transformadores ligados a la transición energética y el impacto social.

El año 2024 se presenta como un punto de inflexión para la sostenibilidad empresarial. Estas tendencias reflejan no solo un cambio de enfoque sino también la madurez y sofisticación del sector. La sostenibilidad ya no es solo una responsabilidad, sino un pilar fundamental para el éxito empresarial en el siglo XXI.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »