Desafío urgente en Latinoamérica: Formalizar el empleo

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Según estudios de la OIT y la CEPAL, el 50.7% de los trabajadores latinoamericanos tuvieron empleos informales en 2022, perpetuando un ciclo de desigualdad.

El análisis realizado por la OIT y la CEPAL revela una situación preocupante en Latinoamérica, donde aproximadamente el 50.7% de los trabajadores en once países desempeñaron empleos informales en 2022. Esta realidad, agravada por un crecimiento económico limitado, sume a la región en un “círculo vicioso” que amplía la desigualdad y perpetúa la informalidad laboral.

Aunque la tasa de empleo informal aumentó en tres países el año pasado, la mayoría experimentó solo disminuciones leves, lo que indica que la recuperación laboral postpandemia ha estado fuertemente marcada por el incremento de ocupaciones informales, según destaca la OIT en su informe “Panorama Laboral 2022”.

Entre el tercer trimestre de 2020 y el mismo período de 2022, los empleos informales representaron entre el 40% y el 80% de los nuevos puestos de trabajo generados. Este fenómeno ha llevado a que la tasa de informalidad regional se mantenga en niveles similares a los prepandémicos, evidenciando la persistencia de esta problemática.

La OIT define a los trabajadores informales como aquellos que “no están reconocidos, registrados, regulados ni protegidos por la legislación laboral ni la protección social”, abarcando tanto a los trabajadores por cuenta propia como a los asalariados.

Los especialistas señalaron que, al analizar la informalidad en conjunto con los niveles de crecimiento a largo plazo, las perspectivas son “desalentadoras”. Se pronostica un crecimiento promedio regional del 0.8% durante esta década, inferior al de la década perdida de los ochenta (2%), anticipando la reproducción de “círculos viciosos” que aumentan la desigualdad, la pobreza y la informalidad en la región.

En este contexto, es crucial resaltar la importancia de formalizar el empleo en la región. El informe subraya que los trabajadores informales tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de ser pobres que sus contrapartes formales. En la región más desigual del mundo, la informalidad afecta particularmente a los pueblos indígenas, afrodescendientes, mujeres y jóvenes, quienes acceden a empleos precarios. Formalizar el empleo se presenta como una “llave maestra” para combatir la desigualdad, según sugiere la CEPAL en un estudio de 2023.

En contraposición, las proyecciones de la OIT para 2024 indican un modesto crecimiento del empleo formal en la región, apenas un 1%, con un aumento previsto de los puestos informales debido a la desaceleración económica. Es imperativo abordar este desafío con medidas efectivas que promuevan la formalización del empleo y contribuyan a un desarrollo más equitativo y sostenible en la región latinoamericana.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »