Ecuador en crisis: Operativos intensivos y detenciones en medio de la violencia

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
El país enfrenta una compleja crisis que demanda medidas integrales para abordar la infiltración del crimen organizado en las instituciones estatales y los desafíos estructurales asociados al narcotráfico.

Ecuador enfrenta una grave crisis, declarada como “conflicto armado interno” por el presidente Daniel Noboa. La situación se deterioró tras ataques armados a un canal de televisión, incursiones en universidades y otras instituciones, así como saqueos en Quito. La escalada de violencia se vincula con la crisis carcelaria, el aumento del narcotráfico y la infiltración del crimen organizado en las instituciones del Estado.

En 2023, Ecuador registró un récord histórico de homicidios, con 7,878 casos y solo 584 resueltos. El país se ha convertido en un importante centro regional de almacenamiento y distribución de drogas, fortaleciendo a más de 20 bandas criminales vinculadas a carteles de México y Colombia, como los Choneros, Lobos y Tiguerones.

La corrupción ha permeado las instituciones estatales, como evidencia la operación Metástasis, que llevó al arresto de 29 personas, incluyendo jueces y fiscales. La fuga de líderes criminales, como Adolfo Macías alias “Fito,” revela la penetración del narcotráfico en el sistema.

El presidente Noboa, en el cargo desde noviembre, ha propuesto medidas para enfrentar la crisis, como reformas carcelarias, cárceles flotantes, penalización del consumo de drogas y avances tecnológicos. Sin embargo, estas medidas han provocado una respuesta violenta de las bandas, que buscan demostrar su poder.

Según reportes de la BBC, el Departamento de Estado de Estados Unidos estima que un tercio de la cocaína colombiana pasa por Ecuador, fortaleciendo las bandas criminales con vínculos internacionales. La desmovilización de las FARC en Colombia ha descentralizado la producción y distribución de drogas, involucrando a grupos mafiosos ecuatorianos.

La actual situación refleja una disputa territorial y un aumento de la violencia, con la participación de carteles mexicanos como Sinaloa y CJNG. La complejidad del conflicto demanda acciones urgentes para restaurar el orden y abordar los problemas estructurales que han llevado a Ecuador a esta situación crítica.

Según los últimos reportes, en los operativos bajo el estado de excepción declarado por el presidente Daniel Noboa, la policía detuvo a 70 personas, liberó a tres policías secuestrados y recapturó a 17 presos fugados. Los arrestos incluyen a los 13 individuos que irrumpieron en el canal TC Televisión y a siete vinculados al secuestro de tres oficiales. Se decomisaron ocho artefactos explosivos, 15 bombas molotov, nueve armas de fuego y 308 cartuchos. La crisis ha llevado al presidente a movilizar a las Fuerzas Armadas contra más de 20 bandas criminales. La violencia resultó en al menos diez muertos, incluyendo dos policías asesinados.

La complejidad del problema demanda una respuesta integral para restablecer el orden y abordar los desafíos estructurales del país.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »