El Banco Central Europeo da un pequeño paso hacia la bajada de tipos por la caída de la inflación

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Aunque mantuvo su principal tipo de interés en el 4,0%, modificó ligeramente su mensaje para reflejar el descenso continuado de la inflación en el último año y medio.

7 mar (Reuters) -El Banco Central Europeo (BCE) decidió el jueves mantener en máximos históricos los principales tipos de interés, tal y como se esperaba, pero dio un primer y pequeño paso hacia su reducción, al afirmar que la inflación estaba disminuyendo más rápidamente de lo que preveía hace tan solo unos meses.

Tras subestimar el repentino aumento de los precios hace dos años, el banco central de los 20 países que comparten el euro se ha mostrado reacio a declarar la victoria sobre lo que resultó ser el brote de inflación más brutal de las últimas décadas.

El BCE mantuvo su principal tipo de interés en el 4,0%, como se esperaba, pero modificó ligeramente su mensaje para reflejar el descenso continuado de la inflación en el último año y medio y las nuevas previsiones económicas, más bajas.

“Desde la última reunión del Consejo de Gobierno en enero, la inflación ha seguido disminuyendo”, dijo el BCE en un comunicado. “Aunque la mayoría de las medidas de inflación subyacente se han suavizado aún más, las presiones internas sobre los precios siguen siendo elevadas, en parte debido al fuerte crecimiento de los salarios”.

Tras haber conseguido disuadir a los operadores de apostar por una bajada de tipos a principios de la primavera, el banco central evitó cuidadosamente hacer promesas el jueves.

En su lugar, reafirmó que las decisiones futuras dependerán en parte de la evolución de la inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles y se ha mostrado especialmente obstinada.

En una rueda de prensa a las 1345 GMT, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, también repetirá probablemente que ella y sus colegas necesitan más pruebas de que los aumentos salariales no darán otro impulso a la inflación.

Varias fuentes han estado diciendo a Reuters durante meses que es poco probable que el BCE reduzca los costes de endeudamiento antes de su reunión del 6 de junio, ya que los datos cruciales sobre los salarios no estarán disponibles hasta mayo.

Esto da al BCE otra reunión —el 11 de abril— para abrir explícitamente la puerta a lo que el economista jefe del BCE, Philip Lane, ha dicho que probablemente sea el primero de una serie de recortes de tipos.

Los inversores han previsto tres o cuatro recortes del tipo del 4% que el BCE paga por los depósitos bancarios este año, situándolo en el 3,25% o el 3,0%.

MENOR INFLACIÓN Y CRECIMIENTO

En sus proyecciones económicas trimestrales, el BCE redujo su previsión de inflación para este año del 2,7% al 2,3%. Esto podría significar que el banco central alcance su objetivo del 2% este año, y no en 2025, como había previsto.

La inflación lleva bajando casi 18 meses y en febrero se situó en el 2,6%.

Esto se debió en parte a una fuerte caída del coste del combustible, que se había visto impulsado por la invasión rusa de Ucrania, pero también reflejó el mayor aumento de los costes de endeudamiento jamás aplicado por el BCE, que ha paralizado la concesión de préstamos.

Pero la inflación subyacente, excluidos los volátiles precios de los alimentos y los carburantes, se mantuvo en el 3,1%, y un índice de precios de los servicios, estrechamente ligados al crecimiento de los salarios, subió casi un 4%.

“La desinflación está siendo mucho más rápida de lo que esperábamos a nivel general, pero aún no podemos estar seguros sobre la inflación subyacente porque la evolución de los salarios sigue sin estar clara”, declaró a Reuters Peter Kazimir, responsable de política económica del BCE, en una entrevista reciente.

Su colega alemán, Joachim Nagel, también afirmó que el BCE debería resistirse a la tentación de recortar pronto los tipos y esperar a los datos salariales.

El endurecimiento de la política monetaria ha pasado factura al crecimiento económico, que se ha estancado y probablemente seguirá siendo débil.

El BCE espera ahora que el PIB de la zona euro crezca un 0,6%, frente al 0,8% de su última ronda de previsiones de diciembre.

La debilidad del crecimiento y la inflación ha llevado a varios miembros del Consejo de Gobierno del BCE, entre ellos el presidente del banco central español, Pablo Hernández de Cos, a hablar de una próxima bajada de tipos. El griego Yannis Stournaras ha apuntado a junio como fecha probable.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »