El bitcóin alcanza máximos históricos gracias al aumento del apetito de los inversores

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Aunque algunos siguen considerándolo un activo volátil, el respaldo de instituciones tradicionales refleja un cambio en la percepción del mercado.

LONDRES/SINGAPUR, 5 mar (Reuters) – El bitcóin alcanzó un máximo histórico el martes, impulsado por los inversores que inyectan dinero en criptoproductos cotizados al contado en Estados Unidos y la perspectiva de que las tasas de interés mundiales puedan bajar.

La mayor criptomoneda del mundo alcanzó un máximo de 69.202 dólares, superando el récord histórico de 68.999,99 dólares de noviembre de 2021. El interés de los inversores ha aumentado desde que la Comisión de Bolsa y Valores aprobó 11 ETF de bitcóin al contado a fines de enero. Más tarde bajaba a 68.440 dólares.

El meteórico ascenso del bitcóin de casi el 160% desde octubre -del que el 44% se produjo sólo en febrero- contrasta con 2022, cuando el mercado fue golpeado en un largo invierno criptográfico de 18 meses, plagado de una serie de bancarrotas corporativas de alto perfil y escándalos.

Además de la demanda de un grupo más amplio de inversores, el bitcóin, y las criptomonedas en general, han recibido un impulso de la perspectiva de que la Reserva Federal recorte las tasas de interés en Estados Unidos, lo que a menudo impulsa a los inversores a desviar capital hacia activos de mayor rendimiento o más volátiles.

“El máximo histórico del bitcóin marca un punto de inflexión para las criptomonedas”, dijo Nathan McCauley, presidente ejecutivo y cofundador de la plataforma Anchorage Digital. “Las instituciones tradicionales estaban al margen; hoy están aquí con toda su fuerza como principales impulsoras del mercado alcista de las criptomonedas”.

Este año, los inversores se han decantado por las criptomonedas, los valores tecnológicos de alta capitalización y los bonos corporativos con grado de inversión. Pese a su reciente popularidad, para muchos inversores el bitcóin es demasiado volátil y carece de suficientes aplicaciones en el mundo real para ser algo más que un activo especulativo.

Foto de Benoit Tessier/ Reuters

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »