El futuro prometedor de las energías renovables en Latinoamérica

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
La región demuestra un gran potencial para desarrollar energía solar, eólica e hidroeléctrica.

Según los últimos informes presentados por instituciones clave en el ámbito energético, la región podría ser un bastión de potencial para el desarrollo de energías renovables. Con un crecimiento robusto pero desafiante, la región enfrenta una encrucijada donde la colaboración, la educación y la innovación tecnológica pueden marcar la diferencia.

De acuerdo con datos presentados en el último informe estadístico del Instituto de Energía, Statistical Review of World Energy, durante los años 2021 y 2022, el crecimiento en la generación de energías renovables en el mundo registró cifras impresionantes de dos dígitos, con un aumento del 16,5% y 14,7% respectivamente.

Según las investigaciones, la región se posiciona como una de las más propicias para el desarrollo y la generación de energías renovables, especialmente la solar, eólica e hidroeléctrica de baja potencia. Además, proyecciones de Global Energy Monitor sugieren un crecimiento exponencial en la capacidad eólica y solar a gran escala para 2030, con un aumento del 460%.

Brasil, actual líder regional en parques solares y eólicos a gran escala, podría añadir 217 GW de potencia renovable para 2030, mientras que otros países como Chile, Colombia, México, Perú y Argentina contribuirían con aproximadamente 95 GW, según estimaciones. A pesar de estos pronósticos alentadores, Latinoamérica enfrenta tasas de crecimiento por debajo del promedio global, evidenciando desafíos significativos en su camino hacia la transición energética. Según un reciente estudio de la consultora KPMG, la participación de las fuentes renovables en la matriz energética de Sudamérica ronda el 30% y en las matrices eléctricas, el 70%.

Expertos de KPMG identifican diversos obstáculos que obstaculizan el despliegue a gran escala de energías renovables en la región. Estos incluyen riesgos asociados a las cadenas de suministro, estructura y funcionamiento de los mercados energéticos, políticas inhibidoras del desarrollo renovable, acceso limitado al capital, entre otros.

Ante este panorama, los líderes del sector y las partes interesadas pueden impulsar la colaboración, la educación y el apoyo a la innovación tecnológica. Fomentar alianzas estratégicas, involucrar a la sociedad en la transición energética y aprovechar las oportunidades de innovación son pasos cruciales para superar los desafíos y alcanzar un futuro más sostenible en Latinoamérica.

El futuro de las energías renovables en Latinoamérica promete un cambio significativo en el panorama energético regional, pero requiere de un esfuerzo colectivo que logre experimentar plenamente el potencial de estas fuentes limpias y abundantes de energía.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »