El potencial de Latinoamérica de convertirse en un polo tecnológico

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
La región, a pesar de enfrentar desafíos como la brecha digital y la escasez de habilidades específicas, ha atraído la atención de empresas internacionales, que buscan cubrir sus necesidades de talento en un mercado tecnológico en expansión.

En un mundo cada vez más dependiente de la tecnología, un informe de la consultora Korn Ferry proyecta una escasez mundial de talento humano que superará los 85 millones de profesionales para el año 2030. El sector tecnológico, en particular, se enfrenta a un déficit de 4.3 millones de expertos. En ese contexto, América Latina se encuentra en un punto de inflexión, enfrentando desafíos pero también presentando oportunidades emocionantes. La región se está convirtiendo en un epicentro de talento tecnológico, y cerrar las brechas de acceso y habilidades es la clave para aprovechar plenamente este potencial y contribuir al desarrollo global en la era digital.

Desde hace un tiempo, las empresas estadounidenses están volcando sus ojos hacia América Latina en busca de soluciones. Un estudio de la plataforma de reclutamiento Deel revela un aumento del 156% en la contratación de talento en la región por parte de empresas extranjeras, liderando a nivel mundial, incluso por delante de Asia. Argentina, Brasil y Colombia emergen como los países más demandados, con un perfil claro buscado: ingenieros y desarrolladores de software. Lo interesante es que esta conexión no se debe solo a la creciente demanda de Estados Unidos, sino también a la revolución que el trabajo remoto trasnacional ha experimentado durante la pandemia del Covid-19. La facilidad de conectividad ha permitido a profesionales latinoamericanos acceder a oportunidades bien remuneradas sin tener que dejar sus países ni gastar en dólares.

América Latina ha consolidado su posición como un centro de outsourcing y desarrollo de software, atrayendo inversiones extranjeras. Sin embargo, este éxito también pone de manifiesto las brechas en digitalización y acceso a la educación técnica en la región. Según el Banco Mundial, aproximadamente el 40% de la población latinoamericana carece de acceso a Internet, una brecha que se agrava en zonas rurales y comunidades marginadas. De hecho, la formación en habilidades tecnológicas de los jóvenes es clave para reducir el desempleo y responder a esta creciente demanda.

La Asociación de la Industria de Tecnologías de Información y Comunicación de América Latina (ASITIC) ha destacado la escasez de profesionales de TI en la región, a pesar de las áreas urbanas donde la demanda supera la oferta. El informe “Global Skills Index 2021” de Coursera revela un desajuste de habilidades en tecnología, evidenciando que las requeridas no siempre coinciden con las disponibles en la fuerza laboral.

Para que la región pueda aprovechar plenamente el potencial de convertirse en un polo tecnológico es imperativo cerrar las brechas en acceso y habilidades, enfocándose en la formación de la juventud y la adaptación a las demandas cambiantes del mercado laboral tecnológico. De esta manera, la región no solo se posicionará como un actor clave en la escena mundial de la tecnología, sino que también contribuirá al desarrollo global en la era digital.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »