Eric Porras, EGADE: “El MBA sigue siendo el programa de maestría de negocios por excelencia”

Director de los programas MBA y MBA-GBS de EGADE Business School.
LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

En Monterrey, la capital de Nuevo León y el epicentro del nearshoring en México, se encuentra el Tecnológico de Monterrey, una de las principales universidades de ingeniería en América Latina. Dentro de este instituto también se encuentra EGADE Business School, la escuela de negocios de la universidad.

La proximidad a la industria y ser parte de esta universidad son grandes diferenciadores de EGADE, según Eric Porras, el director de los programas MBA y MBA-GBS de la escuela, quien participará en el encuentro online MTC Talk de Simalco este 30 de mayo.

“Como escuela de negocios, tenemos la posibilidad de colaborar en proyectos y en el desarrollo de contenidos con la escuela de ingeniería, ayudándonos a entender mucho mejor la tecnología. Esto es más difícil para otras escuelas, porque están más alejados de este mundo”, afirma Porras.

Como resultado, no solo han actualizado sus programas de analítica de datos y mercadotecnia integrando tecnologías emergentes y necesidades de la industria a sus currículums, sino también en su maestría en administración de negocios (MBA, por sus siglas en inglés).

“Creo que la tecnología va a ser un parteaguas en el desarrollo de los programas educativos”, explica Porras. “Al final, la tecnología resuelve los problemas sociales desde las empresas, por lo que el MBA es un programa muy importante”, añade.

– ¿Cómo integran la tecnología al currículum del MBA?

– Nosotros colaboramos con las escuelas de ingeniería, pero el enfoque del MBA es muy diferente. No enseñamos la tecnología per se o cómo se desarrolla la inteligencia artificial, sino más bien las aplicaciones de negocio que tiene la tecnología y cómo, a partir de ella, las empresas pueden desarrollar nuevos modelos de negocio, lanzar productos al mercado y resolver necesidades que antes no se podían resolver.

Por ejemplo, tenemos la materia fintech. Aquí, los alumnos aprenden a aprovechar la tecnología para ofrecer mejores propuestas de valor en la industria financiera y generar sinergia con otras áreas de la empresa.

– ¿Qué ventaja competitiva tiene un MBA frente a un curso especializado de una consultora u oportunidades de autoaprendizaje?

– Efectivamente, el MBA no es el único camino hacia el éxito, pero sí vemos cómo los alumnos del MBA cambian su manera de entender los negocios hacia una perspectiva más holística de la organización y logran plantear preguntas más relevantes. Son habilidades que difícilmente se adquieren en programas especializados.

A partir de la discusión de casos y la resolución de problemas, los alumnos desarrollan competencias en análisis, capacidad estratégica y visión de negocio a largo plazo.

También tenemos una materia llamada Innovación y pensamiento futuro, donde enseñamos a pensar en soluciones no sólo para hoy, sino proyectadas a 10, 15 o 20 años más adelante.  Un programa con este nivel de sofisticación, que requiere un crecimiento de pensamiento analítico y crítico, no se encuentra fácilmente en otros tipos de programas.

– En el caso de la sostenibilidad, ¿cuáles son las habilidades claves que están enseñando a los candidatos de MBA de EGADE?

– A diferencia de regiones como Europa, nuestro país o región está un poco rezagada en este aspecto. Con el MBA buscamos que el alumno entienda su impacto en las empresas y cuáles son las regulaciones, pero también cómo puede reforzarlas con acciones y tomar decisiones más allá de cumplir la normatividad vigente.

Tenemos cursos específicos sobre esos temas, pero también tratamos de reforzarlo en otras materias. Yo soy profesor de supply chain management y logística global, y siempre reforzamos estos temas, explorando ´como podemos crear cadenas de suministro más amigables con el medio ambiente, por ejemplo.

– ¿Cuál es el futuro de los MBA?

– Creo que el MBA seguirá siendo el programa de excelencia de negocios por muchos años más. El programa forma competencias de dirección, liderazgo, negociaciones y un entendimiento más holístico de los negocios, que son esenciales en posiciones directivas.

Además, las personas que trabajan en corporaciones y buscan acceder a posiciones de gerencia o directivas, a menudo encuentran que las empresas solicitan específicamente que tengan un MBA, algo que no ocurre con otros programas.

Pero sí habrá una mayor integración entre la gestión empresarial y la tecnología, algo que ya estamos viendo y que seguirá avanzando. La integración no se dará sólo en términos de conocimiento, sino cómo por nuestra parte también adoptamos la tecnología para enseñar y formar competencias.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Translate »