Negocios

Especial: ¿Cómo son los programas de Educación Ejecutiva post Covid-19?

Más intensos, cortos, de alta empleabilidad y diseñados de acuerdo con las habilidades en demanda. Así son los programas para ejecutivos, especialmente programas de magíster que distintas universidades del continente están potenciando para atraer a ejecutivos y hacerlos más elegibles. Pero dado que la oferta es muy amplia, ¿cómo determinar el que más conviene?

Desde hace unos meses, la ejecutiva peruana Silvana Maldonado, quien se desempeña como Chief Sales Officer (CSO) está cursando el Executive Program Women in Senior Executive Leadership, de la Universidad de Michigan. Silvana, quien trabaja en Miami, tiene amplia experiencia liderando equipos de alta exigencia a nivel regional para empoderar a mujeres que tienen poder de decisión a nivel empresarial.

Ella comenta que dicho programa, impartido en inglés, es esencial para afirmar sus habilidades de lo que está pasando hoy en el mundo de liderazgos en materia de crear nuevas metodologías ágiles e innovadoras en equipos de alta gestión. Otra característica es el tiempo; es decir, el programa de la Michigan State, valora la eficiencia del tiempo; lo que se traduce en módulos de estudio de alrededor de tres horas y una sesión semanal, lo que ayuda mucho a la planificación personal y profesional de los ejecutivos.

Maldonado no duda en afirmar que este tipo de programas permiten equilibrar tanto la vida personal con la profesional, debido a factores como sus horarios flexibles, un networking amplio y especializado, que busca encontrar un equilibrio.

El programa de la Michigan State, valora la eficiencia del tiempo; lo que se traduce en módulos de estudio de alrededor de tres horas y una sesión semanal, lo que ayuda mucho a la planificación personal y profesional de los ejecutivos.

“Las profesionales que cursan estos programas de Women in Executive Leadership y Women in Senior Executive Leadership, tienen un perfil de mujeres con carreras avanzadas o con experiencia previa impulsando equipos y además de que estos conocimientos se ajustan, independientemente del sector de la industria que provengan, a darles mayor impulso y mejor posicionamiento al desarrollo de sus carreras, son dinámicos y te actualizan conocimientos”, subraya.

Otro activo de importancia que destaca Maldonado son los docentes y la influencia que tienen sobre sus los profesionales que cursan estos postgrados.

“El Broad College de Michigan State University ha procurado que sus docentes trabajen bajo dinámicas a través de la colaboración con empresas y organizaciones en proyectos de investigación, programas de desarrollo ejecutivo, compromisos de consultoría y programas de postgrado, lo que se traduce en que la formación de los participantes que están dentro de los executive programs, sea lo más completa posible”, enfatiza.

Y es que, en el camino que cada profesional forja para su carrera debe existir una adecuada combinación de conocimientos y habilidades que le permitan sobresalir sobre el resto del capital humano existente. Esto es especialmente relevante cuando se busca ascender en la escala corporativa, posicionarse para puestos de alta dirección o simplemente buscar un cambio de actividad.

Las universidades demostraron capacidad de gestión eficiente por medio de la reorientación de su financiamiento interno hacia programas de educación digitales y de postgrado.

TENDENCIA POST PANDEMIA

Hoy la oferta de programas de postgrado para ejecutivos en amplia, variada y con múltiples alternativas alrededor del mundo. En ese panorama, elegir bien cuál es el que más conviene y el que tendrá mejores resultados de empleabilidad no es tarea fácil.

La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), con el apoyo del CAF- Banco de Desarrollo de América Latina, ha dado respuesta a muchas preguntas sobre el futuro y nuevas tendencias sobre los programas de postgrados para ejecutivos.

En su informe Diagnóstico sobre la educación superior y ciencia post Covid-19 en Iberoamérica: Perspectivas y desafíos del futuro 2022, publicado en mayo, destaca que uno de los principales hallazgos apunta a que las universidades continuaron sus actividades a distancia durante la pandemia a expensas de los esfuerzos individuales de los estudiantes y docentes y no tanto por medidas estatales; y al mismo tiempo que establece que las universidades demostraron capacidad de gestión eficiente por medio de la reorientación de su financiamiento interno hacia programas de educación digitales y de postgrado.

El estudio señala que hoy la internacionalización de programas de educación ejecutiva de postgrado se ha consolidado como un activo importante para las universidades, ya que pudieron consolidar la movilidad en modo virtual con éxito y se reforzaron las redes de cooperación internacional, especialmente en programas de postgraduados.

En ese sentido, el Broad College de Michigan State University ofrece este tipo de programas de desarrollo ejecutivo durante todo el año, dando la posibilidad de integrarse en el momento que el profesional lo requiera.

“Aunque los cursos se ofrecen en inglés, el enfoque global de los programas los hace muy valioso para el público latino; ya que los contenidos del programa atraen a participantes de todo el mundo, con oradores de organizaciones internacionales; lo que brinda a los participantes la posibilidad de unirse a una red de colegas internacionales y conocimientos múltiples”, indica Justin Rumenapp, coordinador de Marketing y Comunicaciones en el Broad College de la Universidad de Michigan.

¿MBA O PROGRAMA PARA DIRECTIVOS?

En lo medular, un programa para ejecutivos hoy se levanta como una opción más directa a la hora de promover talentos C-suite o poseer herramientas de alta calidad en un tiempo determinado y en un conocimiento especifico.

Además, los estudios de posgrado son vistos como un requisito indispensable para alcanzar una mayor competitividad y mejores oportunidades en el mercado laboral corporativo.

Pero no todos son igualmente considerados.

Si tenemos en cuenta el 2022 Application Trends Survey Report, un estudio del 2021 del Graduate Management Admission Council (GMAC), existen algunas primeras pistas sobre qué camino tomar a la hora de integrarse en un programa de administración de empresas a nivel internacional.

El estudio de GMAC – una organización sin fines de lucro internacional formada por escuelas de negocios que proporciona productos y servicios a instituciones académicas y estudiantes – reveló el cambio en las preferencias de los candidatos durante la pandemia de COVID-19.

El informe se basa en las respuestas a encuestas de más de 6.500 personas de todo el mundo que expresaron un interés en un título de posgrado en negocios en 2021.  Y si bien el costo sigue siendo una de las principales preocupaciones en la actual economía dinámica, con un mercado laboral cambiante y una inflación creciente, “candidatos en todo el mundo continúan viendo los postgrados de negocios como un camino comprobado hacia el éxito profesional, y a la vez con posicionarse para lograr sus objetivos, en consonancia con los estándares anteriores a la pandemia”, señala el reporte.

Por ello, elegir entre un MBA o un programa para directivos es una de las dudas más comunes que enfrentan los profesionales que buscan alcanzar mejores puestos directivos.

Si bien ambas alternativas buscan que el perfil académico, profesional y laboral del postulante suba a otro nivel, existen diferencias considerables que se deben tomar en cuenta cuando se sopesan ambas opciones.

Por ejemplo, los dos factores que diferencian estos posgrados son la duración y el contenido: la duración de un MBA, como todo magister, suele durar entre 20 meses a 2 años, mientras que hay programas directivos más cortos, sobre temas específicos, que bordean los 4 ó 5 meses.  Un MBA se enfoca en el estudio de toda la organización. Por otro lado, los programas directivos comprenden, generalmente, una especialización en particular del mundo de los negocios como marketing u operaciones.

Así lo confirma el especialista en atracción y detección de talento Murilo Arruda, actual CEO de MyDNA. Según el ejecutivo, este tipo de programas “se percibe como un complemento técnico a las formación que uno ya tiene; o también se ve como una suplemento cuando el profesional está en una nueva área y necesita profundizar en una tema específico”.

Para Arruda, hoy y después de la pandemia los programas más buscados son los asociados a la tecnología, como el Scrum Agile, programación, Machine Learning, Inteligencia Artificial, Marketing Digital y los relacionados a los nuevos negocios como BlockChain, NFT’s, Fintechs y los que apuntan al emprendimiento o fortalecimiento de líneas de negocios de Startups.

Caio Arnaes, en tanto, quien es director asociado de la consultora de recursos humanos Robert Half, destaca la importancia de los programas de educación ejecutiva como herramientas claves en un ambiente laboral cada vez más competitivo.

“Todo tipo de estudios de postgrado son bien evaluados y son muy bien vistos por las empresas y los seleccionadores. Lo que más importa hoy en el mundo laboral es la educación continua de los profesionales, buscando perfeccionarse en diversos aspectos para el desarrollo de su carrera”, comenta.

Para Arnaes, este tipo de estudios permite al profesional obtener una mirada mucho más completa en comparación a quienes solo han estudiado una carrera universitaria; por otro lado, según los resultados obtenidos por Robert Half en la décima edición de su Guía Salarial, recién publicada en Chile, “muestran que las empresas están valorando talentos que son capaces de demostrar una combinación balanceada entre habilidades técnicas y blandas. Eso es fundamental en el mercado hoy”.

¿CÓMO TOMAR UNA DECISIÓN ACERTADA?

La elección del programa de ejecutivos adecuado dependerá de la historia y la capacitación profesional del participante, además de sus metas a nivel personal y empresarial. Por ello, la lógica general indica que, después de la universidad, lo más recomendable es llevar estudios anteriores para orientarse y poder entender bien el cómo complementar habilidades que ya se están poniendo en práctica.

Es la opinión que sostiene Federica Curi, Directora de Admisión Internacional de la escuela de negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI). Para Curi, sus programas “tienen por objetivo ofrecer un conjunto de programas de formación ejecutiva relevante, orientado a las necesidades de las organizaciones en un entorno cambiante y demandante como el actual, y con un marcado foco global”.

En línea con lo anterior, desde la UAI, entienden a la educación ejecutiva en un sentido amplio, construyendo portafolio de programas orientados a profesionales con diversas necesidades de formación y considera diferentes alternativas, dependiendo de la etapa de la vida laboral en que se encuentra cada candidato. Dicha oferta se divide básicamente en sus maestrías (masters o magísteres) -que conducen a un grado académico- y los denominados Programas de Alta Dirección.

“La UAI en sus programas para ejecutivos, busca desarrollar un cambio de mindset, orientado a innovar y emprender. Por ello han impulsado, por ejemplo, hace ya un tiempo materias como fintech y blockchain a la malla curricular o módulos dedicados a revisar la temática del trabajo y gestión en la era digital, en el contexto de la llamada ‘cuarta revolución industrial’ y el mundo del trabajo”, indica Curi.

La elección del programa de ejecutivos adecuado dependerá de la historia y la capacitación profesional del participante,

En la misma línea, Giuliana Leguía, directora de Pacífico Business School (PBS) de la Universidad del Pacífico en Perú, comenta que su oferta académica en lo que se refiere a los executive educación está conformado por un amplio abanico, que va desde el portafolio de productos que no otorga grado académico, además de la oferta académica abierta al público y la oferta académica que se denomina in house, diseñada a requerimiento de las empresas.

La directora de la PBS destaca que, en el caso de la maestrías, sobresale el MBA con Enfoque en Business Analytics, que es un MBA único en la región ya que su contenido está diseñado de tal manera que los contenidos de business analytics y de Inteligencia Artificial (IA),  “no se dicten como un programa adicional que se suma al MBA tradicional, sino que a cada curso del MBA se le ha incorporado la mirada de business analytics a esa temática específica, aplicando una mirada muy práctica y aplicada utilizando casos de estudio recientes, pero también utilizando casos de éxito y la experiencia de profesores quienes son expertos en el tema”, detalla.

Desde el Executive Education de EGADE Business School, del Tecnológico de Monterrey, concuerdan en desarrollar un portafolio “de programas cortos, enfocados, vanguardistas e innovadores, que va en respuesta a las necesidades de la alta dirección, no sólo de México, sino también del mundo, para enfrentar los retos actuales y futuros”.

Desde la escuela de negocios, destacan por la variedad y amplitud de sus programas y, por cierto, de lo que han llamado “programas hechos a la medida”.

“Son módulos académicos que permiten una formación específica ya que, a partir de un entendimiento sustancial de la cultura, de los objetivos de la empresa y la visión empresarial, se diseñan programas de negocios y liderazgo que integran experiencias de aprendizaje activo y contextualizado a la empresa”, indican desde la Escuela.

Lo importante, entonces, es saber equilibrar los gustos personales, con los requerimientos del trabajo, así como con las expectativas a futuro, especialmente si se está pensando en un giro o cambio en la carrera.

Al respecto, Arnaes, enfatiza que una formación integral debe apuntar a que los estudios que se proporcionen contengan actualizaciones en materias en las cuales ya se trabaje o entreguen conocimiento nuevo para dar un salto a un área distinta, con el objetivo de reinventarse o ubicarse en un sector afín a sus nuevos propósitos.

“Para muchas personas, dejar el trabajo para estudiar un programa de dedicación exclusiva no es una opción. Por lo mismo, es de suma relevancia mantenerse en el cargo dentro de la organización de la que son parte y así perfeccionarse, aprender y mejorar en su carrera sin tener que sacrificar los ingresos que vienen con una posición laboral estable, y lo anterior es quizás la mejor definición del por qué elegir un executive program y por qué hoy es obligatorio tener uno si se quiere impulsar o renovar una carrera profesional”, concluye.

 

Para más información puede visitar: 

*Broad College of Business, Michigan State University https://broad.msu.edu/

*Escuela de Negocios, Universidad Adolfo Ibañez (UAI) https://www.uai.cl/educacion-continua/cursos-area-negocios-gestion-y-finanzas

*Pacífico Business School, Universidad del Pacífico de Lima https://pbs.edu.pe/default.aspx

*EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey https://egade.tec.mx/es/home 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *