Expectativas de contratación en Argentina y Chile entre las más conservadora del mundo

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
La intención de contratación en los países se ubicó en 3% y 7%, respectivamente, mientras que el promedio global fue de 22%.

Argentina y Chile se ubicaron en los últimos lugares de la encuesta global de expectativas de empleo para el tercer trimestre de 2024. Según el reciente estudio de ManpowerGroup, ambos países sudamericanos ocupan el penúltimo y 38° lugar respectivamente, en una muestra de 40.374 empleadores de 42 países.

El índice de intención neta de contratación (NEO) para el tercer trimestre de 2024 en Argentina es del 3%, mientras que en Chile se sitúa en un 7%. Estos números contrastan significativamente con el promedio global del 22%. Aunque no hubo una disminución intertrimestral, el índice global es un 6% menor comparado con el mismo período del año pasado.

A pesar de ocupar el penúltimo lugar del ranking, Argentina experimentó un leve crecimiento en la intención de contratación, aumentando un 2% respecto al trimestre anterior. En cambio, Chile mostró una disminución, pasando del 10% en el trimestre anterior al 7% actual.

Según ManpowerGroup, los empresarios chilenos planean desacelerar sus contrataciones debido al repunte de la inflación y la reticencia del Banco Central del país a recortar las tasas de interés, complicando el panorama económico.

“A pesar de que los mercados laborales se mantienen con índices positivos en muchos países del mundo, la incertidumbre económica actual sigue dando que pensar a los empleadores chilenos”, indica Jorge Gamero, Gerente General de ManpowerGroup Chile & Director de Experis para Sudamérica.

Siguiendo la tendencia de Argentina, el índice NEO de América Latina también mostró un crecimiento general, exceptuando a Chile. Costa Rica, Guatemala y México encabezan la región con índices del 35%, 32% y 32%, respectivamente, reflejando aumentos de 3%, 6% y 4% respecto al trimestre anterior.

Según Gamero, la desaceleración de Chile no dista mucho de la dinámica regular que tiene el tercer trimestre del año en el país: “La temporada invernal y el efecto rebote al culminar un segundo trimestre bastante movido con eventos como el Día de la Madre y el Cyber Day, tiene su impacto. Si bien el índice es más moderado, sigue siendo positivo, lo que indica que son más los empleadores que planean aumentar su plantilla”.

Las expectativas de contratación también varían según la industria. Por ejemplo, en Guatemala, los sectores de TI (55%) y bienes de consumo y servicio (54%) lideran la demanda de nuevos trabajadores, mientras que en Costa Rica son las de finanzas y bienes raíces (54%) y el de salud y ciencias de la vida (46%).

Adopción de la Inteligencia Artificial

El estudio también exploró el impacto de la Inteligencia Artificial (IA) en las organizaciones. La mayoría de los empleadores (81%) perciben un impacto positivo de la IA en el rendimiento general de la empresa, aunque consideran necesaria recapacitar obligatoriamente a los colaboradores (80%).

Más de la mitad de las empresas consultadas esperan aumentar su plantilla debido a la tecnología, especialmente en las industrias de servicios de comunicación (59%) y bienes de consumo y servicios (52%).

“La mayoría son cada vez más cautelosos en sus contrataciones, dando prioridad a la captación de talentos con las habilidades más claves que necesitan. Al mismo tiempo, la mirada está puesta en la adopción de la IA en las empresas de todos los sectores; nuestros datos muestran que las organizaciones están centrando en mejorar las habilidades de sus equipos actuales y maximizar el potencial de la IA para impulsar la eficiencia y aumentar la productividad.”

A pesar del optimismo, empleadores se enfrenan a desafíos en la adopción de la IA. Un 35% de los encuestados señaló que sus trabajadores no tienen conocimientos necesarios para utilizar la tecnología, y un 31% mencionó la resistencia al cambio como un obstáculo.

Este desafío también se ve reflejado en las percepciones de la IA dentro de las organizaciones. Mientras que el 73% de la alta dirección considera que la IA tendrá un impacto positivo, la cifra disminuye a 64% entre los trabajadores de fábrica y primera línea.

Según Gamero, esta diferencia refleja la importancia de abordar un cambio cultural dentro de las compañías. “Los trabajadores de fábrica, oficina y primera línea son más resistentes a todos los cambios que conlleva la IA por considerar que pueden ser perjudiciales por automatizar procesos propios de sus funciones laborales, mientras que los líderes son más abiertos a adoptar la evolución”, explica.

“Sin embargo, ha quedado demostrado que la IA en vez de eliminar puestos de trabajo, va a impulsar el upskilling y reskilling de los trabajadores, generando mayores oportunidades laborales”, añade.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »