Informe de la OIT revela desafíos y logros en el panorama laboral para 2023

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
A pesar de una recuperación significativa en la región, el informe Panorama Laboral de 2023, menciona desafíos persistentes.

En el informe recientemente presentado sobre el Panorama Laboral de 2023 para América Latina y el Caribe, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) proyecta una tasa de desocupación del 6,3% para Latinoamérica al cierre de 2023, con un rango entre el 6,2% y el 6,4%. Además, se anticipa un aumento en esta cifra, situándose entre el 6,5% y el 6,8% en 2024.

Entre los aspectos positivos, se destaca la recuperación completa de la tasa de ocupación y desocupación en la región, aunque se señala una recuperación insuficiente de la tasa de participación. Comparando los promedios del tercer trimestre de 2022 con los de 2023, se observa una disminución en la tasa de desocupación del 7,4% al 6,5%, acompañada de un aumento en la tasa de ocupación del 57,9% al 58,2%. Sin embargo, la tasa de participación descendió ligeramente del 62,5% al 62,3%.

Aunque la recuperación del empleo es evidente, se destaca que en nueve de los 16 países analizados, la tasa de ocupación aún no alcanza los valores registrados cuatro años antes. Además, se observa una brecha entre las áreas urbanas y rurales, donde el empleo rural aún muestra rezago.

La OIT expresa preocupación por la creación de empleo informal, especialmente debido a la desaceleración del crecimiento económico. En algunos países, la tasa de informalidad en el segundo o tercer trimestre de 2023 es igual o incluso superior a la observada a finales de 2019, alcanzando el 48% en la región.

El informe destaca la necesidad de generar suficientes ocupaciones formales para evitar aumentos persistentes en la tasa de informalidad laboral. Además, se señala el riesgo de que el fenómeno del “trabajador pobre” continúe creciendo, ya que la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos laborales persiste en varios países. Este fenómeno sucede cuando la pobreza persiste a pesar de tener un trabajo.

La OIT sugiere políticas cruciales, como fortalecer las instituciones laborales, incluyendo el salario mínimo y los mecanismos de negociación colectiva, para hacer frente a la presión inflacionaria. También destaca la importancia de avanzar en garantizar ingresos para aquellos más afectados por la pérdida del poder adquisitivo, junto con la implementación de políticas activas en el mercado laboral.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »