La influencia del humor para potenciar tus discursos

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Esta herramienta rompe barreras, simplifica conceptos y puede crear conexiones auténticas con la audiencia. Te contamos cómo utilizarla.

En un entorno empresarial donde la seriedad y la formalidad a menudo dominan, el uso estratégico del humor puede ser una herramienta poderosa para transformar tus presentaciones laborales en experiencias memorables. Si bien la imagen tradicional de los negocios puede dictar una actitud sobria, la introducción de elementos humorísticos puede romper barreras, simplificar conceptos complejos y establecer conexiones genuinas con la audiencia. ¿Puede el humor ayudarte a elevar el impacto de tus presentaciones?

Hay suficiente evidencia que indica que la respuesta es positiva. El humor verbal puede tomar varias formas, desde acrónimos cómicos hasta juegos de palabras, pero es importante introducirlo en los momentos adecuados para no distraer del mensaje central de la presentació. Practicar con personas reales es crucial para perfeccionar la entrega y el tiempo de los chistes, y para asegurarse de que el humor sea apropiado para la audiencia. Te explicamos cómo lograr introducir esta herramienta en tus presentaciones en público.

Capturando la atención y rompiendo barreras

Comenzar una presentación con humor puede ser como una luz brillante que despierta a tu audiencia. Las estadísticas de la Asociación Nacional de Oradores (NSA) muestran que más del 80% de las personas están más inclinadas a prestar atención cuando se incorpora el humor. Una anécdota humorística, un chiste relacionado con tu tema o incluso una observación ingeniosa pueden establecer un tono relajado desde el principio, preparando a la audiencia para recibir tu mensaje. Además, según una investigación de la Universidad de Stanford, el uso del humor adecuado puede generar empatía y fortalecer el vínculo entre el presentador y la audiencia. La audiencia tiende a conectar más con los presentadores que son capaces de hacerlos reír.

Simplificando lo complejo 

Si alguna vez has tratado de explicar conceptos complicados, sabrás lo difícil que puede ser. Es aquí donde el humor puede hacer maravillas. Por ejemplo, en lugar de lanzar una avalancha de datos, podrías comparar tu conjunto de datos con un pastel que se está repartiendo, “¡Aquí tienes un pedazo grande de tendencia ascendente y una porción pequeña de desafío competitivo!”. Según estudios realizados por la revista Psychology Today, el uso del humor en presentaciones puede aumentar la retención de información. Las personas tienden a recordar mejor el contenido cuando se presenta de manera humorística, ya que el cerebro asocia las emociones positivas con la información.

Creando una conexión significativa

El humor puede actuar como un puente que conecta al orador con la audiencia de manera auténtica. Compartir una anécdota personal relacionada con el tema de la presentación puede hacer que la audiencia se sienta más cercana y comprometida. Por ejemplo, si estás presentando estrategias de equipo, podrías contar una historia divertida sobre un equipo anterior que enfrentó situaciones cómicas, creando una conexión humana que va más allá de los números. El uso del humor puede crear un ambiente positivo y relajado en la sala, lo que hace que la audiencia esté más dispuesta a participar, hacer preguntas y participar en discusiones después de la presentación.

Reforzando la retención y comprensión

El humor puede simplificar conceptos complicados y hacer que el contenido técnico sea más comprensible para la audiencia. Los presentadores pueden utilizar metáforas humorísticas y analogías para transmitir ideas complejas de manera más efectiva. Se estima que, si se compara la retención de información entre presentaciones estándar y presentaciones con elementos humorísticos, la retención aumenta en un 15% en el grupo expuesto al humor. Un momento humorístico puede actuar como un ancla en la mente de la audiencia, ayudando a retener y recordar información clave.

Hay evidencia sólida que respalda el uso del humor como una herramienta valiosa para potenciar las presentaciones en público. Sin embargo, es importante recordar que el humor debe ser relevante, apropiado para la audiencia y utilizado con moderación. Un buen equilibrio entre el contenido serio y el humor puede generar un impacto duradero. Si bien no todos somos comediantes natos, practicar con alguien cercamo puede ayudarte a lograr que esta herramienta cause un impacto positivo en tus presentaciones. 

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

EDUCACIÓN PARA EJECUTIVOS

MBAs en la ola de la transformación

La principal maestría para ejecutivos está evolucionando para adaptarse a las nuevas realidades de candidatos y empleadores, con la implementación de diversas modalidades hasta modificando el núcleo del currículum.

Leer más »
Translate »