La revolución de los métodos de pago en el transporte público de América Latina

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Según un estudio de Visa, el 94% de los usuarios de transporte público esperan poder pagar sin contacto, mientras que el 83% de los proveedores aún no implementan esta tecnología.

En América Latina y el Caribe, la movilidad urbana está experimentando una transformación radical, impulsada por la necesidad de modernización y la demanda de mayor comodidad por parte de los usuarios. Según el estudio ‘Cómo aprovechar el poder de la movilidad urbana en América Latina y el Caribe’, publicado por Visa, los latinoamericanos pasan un promedio de 92 minutos diarios en el tránsito, equivalente a 25 días por año. En un esfuerzo por mejorar esta situación, la introducción de métodos de pago con dispositivos móviles está emergiendo como un factor clave para fomentar la modernización y el uso del transporte público.

El informe destaca la necesidad de programas y políticas que mejoren el acceso y la comodidad del transporte público, incluyendo servicios con mejor cobertura, una flota de vehículos moderna, menores tiempos de viaje y opciones de pago más simples. Según Visa, los países con mayor penetración de métodos de pago sin contacto, como Chile, Perú, Guatemala y Panamá, están liderando este cambio.

La implementación de sistemas de pago universales o de circuito abierto está demostrando ser una solución efectiva para mejorar la experiencia del usuario. Con estos sistemas, los pasajeros pueden pagar de forma segura y cómoda utilizando las mismas credenciales que utilizan para realizar otras compras en diferentes comercios. Ciudades como Río de Janeiro, Ciudad de Guatemala y San José han experimentado un aumento del 10% en el total de transacciones gracias a la adopción de tarjetas en el transporte público.

Según datos de la empresa, el 94% de los usuarios de transporte público ahora esperan poder pagar con tecnología sin contacto, mientras que el 83% de los proveedores de transporte aún no tienen un plan para implementar esta tecnología.

Además de la modernización de los métodos de pago, la región también está avanzando hacia una movilidad urbana más sostenible. Ciudades como Santiago de Chile y Bogotá están invirtiendo en flotas de autobuses eléctricos y estaciones de carga, con el objetivo de reducir la huella de carbono y mejorar la calidad del aire. Estos proyectos, que ya incluyen la tecnología de pago de circuito abierto, están brindando a los usuarios la seguridad y confianza necesarias para optar por el transporte público con mayor frecuencia.

La transformación en el transporte público de América Latina está siendo impulsada por la combinación de tecnología innovadora y un enfoque renovado en la sostenibilidad ambiental. Con la adopción generalizada de métodos de pago sin contacto y la transición hacia vehículos eléctricos, la región se encamina hacia un futuro de movilidad urbana más eficiente, conveniente y amigable con el medio ambiente.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »