La SEC impulsa la transparencia climática: ¿qué significa para Latinoamérica?

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Las compañías deberán divulgar los riesgos climáticos que podrían impactar sus operaciones y resultados financieros.

Durante marzo, la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) adoptó nuevas reglas que requerirán a las empresas públicas divulgar información sobre los riesgos climáticos que podrían tener un impacto material en su estrategia de negocios, resultados en las operaciones o condición financiera.

“Estas nuevas reglas representan un hito fundamental hacia la transparencia y responsabilidad en la gestión de los riesgos climáticos. No solo proporcionarán a los inversionistas información coherente y útil para la toma de decisiones, sino que también establecerán requisitos claros de reporteo para las emisoras. Es un paso crucial para abordar la urgente necesidad de enfrentar los desafíos climáticos”, comenta Adriana Rodríguez, socia en Impuestos Internacionales de PwC México.

Las nuevas reglas de la SEC, que comenzarán a aplicarse con los informes de 2025 en 2026, obligarán a las empresas a realizar divulgaciones en sus declaraciones de registro y en informes periódicos, efectos climáticos relevantes y sus implicaciones en las notas al pie de página de sus estados financieros.

Además, requerirá que las empresas divulguen los impactos actuales y potenciales de los riesgos climáticos en su estrategia, modelo de negocio y perspectivas futuras. Esto abarca desde los riesgos físicos hasta los relacionados con la transición hacia una economía más sostenible.

¿Cómo afecta a América Latina?

Las compañías latinoamericanas que tienen operaciones en Estados Unidos y que son emisoras privadas extranjeras, también estarán sujetas a estas nuevas reglas, explica Rodríguez a Simalco.

Esto significa que deberán realizar cambios significativos en sus sistemas, procesos y controles internos para recopilar y presentar esta información. Entre otros requerimientos, las compañías tendrán que divulgar sus emisiones de gases de efecto invernadero directas e indirectas, y algunas compañías públicas tendrán que reportar, además, las emisiones en su cadena de suministro.

“Debido al volumen de información que se requerirá reportar, se recomienda que los registrantes comiencen a prepararse desde ahora”, dice la experta.

Reportes de sostenibilidad: ya una realidad

“El 2024, y el futuro en general, se distingue por la entrada en vigor de múltiples reglamentos nacionales e internacionales para la elaboración de reportes de sostenibilidad y transparencia de datos ESG”, dice Rodríguez.

Por ejemplo, en México ya está vigente la Taxonomía Sostenible, que busca ser el primer paso para resolver problemas medioambientales y sociales del país. “Esta define explícitamente y con una metodología pública qué actividades económicas pueden ser consideradas sostenibles, evitando el greenwashing”, aclara.

Al mismo tiempo, la experta sostiene que estas reglas fueron adaptadas para proporcionar información coherente, comparable y útil para los inversionistas. Es decir, los inversionistas, tanto estadounidenses como latinoamericanos, están interesados en entender cómo los riesgos climáticos podrían impactar a las empresas en las que invierten.

De acuerdo con la Encuesta Global de Inversores 2022 de PwC, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero se ubicó como la tercera prioridad para los inversionistas en cuanto a lo que deben enfocarse las empresas.

“Los inversores consideran que cada vez es más necesario actuar e informar de manera más transparente los objetivos de sustentabilidad, los esfuerzos y los requisitos de inversión que estos requieren”, concluye.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »