Las claves sanguíneas para la longevidad

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Un estudio sueco analizó biomarcadores en 44,000 individuos para descubrir los marcadores que podrían ser indicativos de una vida más saludable y larga.


En la búsqueda de las claves para una vida más saludable y longeva, un estudio reciente en Suecia, publicado en la revista científica GeroScience, arroja luz sobre factores cruciales. La investigación examinó muestras de sangre de 44,000 personas que un rango de edades de 64 a 99 años. El 2,7% de estos individuos alcanzó la centenaria edad, destacando que las mujeres representaron el 85% de quienes superaron los 100 años.

Enfocándose en doce biomarcadores previamente asociados a la longevidad, como la inflamación, el metabolismo y la función de órganos vitales, los científicos realizaron comparaciones entre aquellos que llegaron a los cien años y aquellos cuyas vidas fueron más cortas.

Los resultados revelaron aspectos clave para una vida prolongada y saludable. Aquellos que alcanzaron los cien años mostraron niveles más bajos de glucosa, creatinina y ácido úrico a partir de los sesenta años. Es destacable que muy pocos centenarios tenían niveles de glucosa superiores a 6,5 y niveles de creatinina mayores a 125 en esas etapas.

El estudio también enfatiza la importancia de niveles más bajos de colesterol total y hierro para la longevidad. Mientras algunos biomarcadores presentaron diferencias sutiles entre los longevos y aquellos con vidas más cortas, otras, como el ácido úrico, demostraron diferencias más notables: el grupo con ácido úrico bajo tenía un 4% de posibilidades de alcanzar los cien años, en comparación con el 1,5% en el grupo con niveles más altos.

Aunque la autora del estudio ha reconocido que factores externos, como la nutrición o el consumo de alcohol, pueden influir en los biomarcadores, también destaca la utilidad de monitorear los valores de riñones, hígado, glucosa y ácido úrico a medida que envejecemos. Estos hallazgos ofrecen claves valiosas para cultivar una salud duradera y sugieren que mantener un equilibrio en estos marcadores podría ser un camino hacia una vida más larga y saludable.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »