Los desafíos de la operación logística del 2024 en un mercado de 11 billones de dólares 

Por Marcos Pueyrredon, Presidente del eCommerce Institute y coFounder & Global Executive SVP, VTEX.
LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

De acuerdo con datos de mercado proporcionados por Statista, la industria logística a nivel global ha mostrado signos de recuperación después de sufrir los impactos derivados de la pandemia de COVID-19. 

Durante el año 2022, este sector logró alcanzar un tamaño de mercado de aproximadamente 10 billones de dólares estadounidenses. A pesar de esta recuperación, la normalización de la situación ha desacelerado su crecimiento a corto plazo, y se estima que será hacia el año 2024 cuando supere la marca de los 11 billones, lo que representa el reto para el sector para el próximo año. 

Empresas destacadas  como Møller-Maersk, COSCO Shipping y United Parcel Service (UPS), han experimentado un crecimiento notable debido a este fenómeno. Esta explosión en las ventas en línea ha generado presión en la cadena de suministro, llevando a los proveedores tradicionales de servicios de tercerización logística (3PL) a enfrentar dificultades para satisfacer la creciente demanda de soluciones de cumplimiento directo a nivel global.

Este escenario ha propiciado la entrada de nuevos actores en el mercado, especialmente en áreas como los servicios de 5PL, e-Fulfillment y distribución de último kilómetro.

El 2023, un año donde la incertidumbre parecía ser la única constante, nos mostró una serie de problemáticas que demandaron respuestas rápidas y estratégicas. Desde la crisis del transporte marítimo hasta la escasez de recursos humanos, cada desafío se convirtió en un llamado a la innovación y a repensar la forma en que operamos.

Los conflictos geopolíticos se han trasladado a dimensiones cibernéticas, impactando en las economías regionales y desafiando la forma en que las empresas evalúan a sus socios comerciales. La anticipación y la toma de decisiones estratégicas se han vuelto la clave para enfrentar estos desafíos y evitar daños reputacionales.

El crecimiento vertiginoso del digital commerce ha sobrecargado el transporte con impacto, inclusive, en la logística de última milla, evidenciando la necesidad de mejoras en las infraestructuras globales y estrategias de optimización.

La escasez de recursos humanos ha planteado un desafío adicional, con una fuerza laboral que no logra satisfacer la demanda, exigiendo a las empresas la búsqueda de soluciones innovadoras, incluida la automatización, para optimizar recursos y reducir la dependencia del trabajo manual.

La escasez de inventarios, la escalada de costos y la sostenibilidad han surgido como temas más que relevantes que continuarán siendo un gran desafío durante el 2024.  La falta de bienes de consumo, los aumentos drásticos de costos y la creciente preocupación por el medio ambiente han llevado a repensar estrategias que optimicen la cadena de suministro y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Y, sin duda, la experiencia del cliente se ha convertido en un factor clave. Ofrecer una experiencia diferenciada no solo implica un servicio de entrega fiable, sino también una interacción continua con el cliente, proporcionándole información relevante y opciones personalizadas.

En el 2024, esta montaña rusa de desafíos persistirá. Los líderes logísticos enfrentarán el reto de prosperar en medio de la incertidumbre, adoptando estrategias, tácticas y tecnologías innovadoras. La soluciones en la nube, la inteligencia artificial, la automatización y la digitalización serán las armas para enfrentar estos desafíos y capturar las oportunidades en un mundo post-pandémico y convulsionado por conflictos.

Los líderes logísticos tienen una misión clara: navegar en aguas turbulentas con agilidad y creatividad. Hoy no enfrentan un eTsunami, pero son aguas tranquilas cuya superficie está en constante movimiento.

Aquellos que comprendan la urgencia de abordar estos desafíos con una perspectiva crítica e integral, estarán mejor posicionados no solo para sobrevivir, sino para prosperar en este paisaje empresarial incierto y desafiante.

La logística, sin duda, se ha convertido en la columna vertebral de nuestra vida moderna. Por eso es imperioso que los retailers y marcas entiendan estos desafíos, los aborden de manera audaz e innovadora, porque aquí está la clave para no solo mantenerla funcionando, sino para fortalecerla y hacerla más resistente ante los embates del futuro. 

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Translate »