María Isabel Cárdenas Botero, Cementos Argos: “Definimos una gobernabilidad clara y establecimos una cultura de reporte que persiste”

Directora ESG de Cementos Argos
LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Simalco Brandlink

Hace una década, el conglomerado colombiano Cementos Argos decidió voluntariamente elaborar un reporte integrado de información financiera y no financiera, incorporando datos ambientales, sociales y de gobernanza corporativa (ESG, por sus siglas en inglés). Este esfuerzo no solo ha generado valiosa información para la gestión interna de la compañía, sino que también ha ganado relevancia entre sus grupos de interés, según María Isabel Cárdenas Botero, directora de ESG de la empresa.

“Comenzamos a ver una respuesta muy positiva de algunos de nuestros grupos de interés. Por ejemplo, algunos de nuestros accionistas nos empezaron a solicitar más información, con mayor detalle y con fechas definidas para estudiarla con antelación a la asamblea de accionistas anual”, dice Cárdenas Botero, quien estará participando como panelista en el evento “ESG: Capital de Liderazgo para la sostenibilidad” Colombia de Simalco el 17 de octubre.

Para Cementos Argos, cumplir con su propósito y generar valor para sus grupos de interés se basa en cuatro elementos fundamentales. En primer lugar, construir relaciones de confianza con los grupos de interés, fortalecer a las partes involucradas mediante la promoción de valores compartidos, crear valor financiero a través de la generación de nuevas soluciones y, finalmente, utilizar de forma responsable los recursos y trabajar para mitigar y compensar los impactos.

El esfuerzo de la compañía ha funcionado, especialmente con el creciente interés de las entidades reguladoras en la información. La Superintendencia Financiera de Colombia, por ejemplo, ha comenzado a exigir estos datos.

En este contexto, Argos está empezando a recibir solicitudes de integrar criterios más específicos en sus reportes. “Hemos empezado a recibir solicitudes de incorporar la doble materialidad, los indicadores sectoriales SASB o la información financiera relacionada con el clima por medio del TCFD”, dice Cárdenas Botero. “Ya estamos hablando de las normas NIIF que establecen cómo debe ser la divulgación relacionada a sostenibilidad de cara a los mercados capitales del mundo”, añade.

– ¿Cuáles fueron los principales incentivos para comenzar a establecer KPIs de sostenibilidad y medirlos?

– Somos una compañía que depende fundamentalmente de recursos naturales. Esto nos ha llevado, desde hace tiempo, a mantener una relación estrecha con las autoridades para gestionar activamente en indicadores ambientales, como emisiones de gases de efecto invernadero, emisiones atmosféricas, consumo de agua e impacto a la biodiversidad. Además, siempre hemos cuantificado nuestra inversión en las comunidades donde tenemos una presencia significativa.

Contábamos con una gestión de procesos establecida, pero hemos ampliado nuestro alcance integrando las mejores prácticas de la industria y abordando también dimensiones como las económicas y de gobernanza corporativa.

¿Cuáles fueron los principales obstáculos al momento de embarcar en este proyecto?

– No los llamaría obstáculos, sino retos. El primero fue fomentar una cultura de datos en nuestros equipos, educándolos sobre cuándo y cómo reportar datos y asegurándonos de que éstos pasaran por un proceso de verificación externo para obtener una validación independiente.

Otro reto importante fue la transición de una consolidación básica en Excel a la gestión de datos en un sistema de información, un proceso de aprendizaje largo por nuestro tamaño y diversidad territorial.

Finalmente, tuvimos que definir una gobernabilidad clara y establecer una cultura de reporte que persiste, manteniendo el rigor de la información, a pesar de los movimientos y reestructuraciones que puedan ocurrir dentro de la compañía.

– ¿Cómo las tecnologías apoya la transformación digital de las áreas de reporte para mejorar la eficiencia y rapidez?

– Al manejar un gran volumen de datos, no solo en sostenibilidad, sino también financieros y de producción, ha hecho que la implementación de nuevas tecnologías sea crucial para una gestión eficiente y transparente.

Ya hablamos del sistema de gestión de indicadores ESG, también contamos con mecanismos de cálculo mensual de huella de carbono.

Además, contamos con gemelos digitales que replican virtualmente nuestras plantas, permitiéndonos optimizar la temperatura del horno, el consumo de combustibles, el factor clínker-cemento, la mezcla de materias primas, el consumo de energía y más.

– ¿Nos podrían contar ejemplos de oportunidades o riesgos descubiertos durante la creación de reportes y cómo fueron aprovechadas?

Una de las ventajas de seguir estándares de reporte y marcos internacionales es poder observar las buenas prácticas globales y analizar tendencias que marcan el sector en otras regiones, como en ciberseguridad, experiencia del cliente y diversidad, equidad e inclusión (DEI).

Por supuesto, siempre hay riesgos en este tipo de ejercicios. Por ejemplo, puede haber un error en la información. A pesar de ello, también es una oportunidad para fortalecer el trabajo en equipo y la colaboración entre distintas áreas. Al final, se trata de muchas personas trabajando juntas para aprobar la información y asegurar el mejor producto.

Otro riesgo es la exposición que genera un reporte de este alcance, porque puede crear resistencia a revelar cierta información. Sin embargo, nuestro objetivo es mantenernos a la vanguardia de las mejores prácticas y ser ágiles en nuestras transformaciones internas para lograr los resultados deseados.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Translate »