¿Remoto o presencial? El formato ideal para tu entorno laboral

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Determinar si los trabajadores a distancia son más eficientes que los trabajadores presenciales puede depender de varios factores y contextos específicos. 

La forma en que las organizaciones abordan el entorno laboral ha experimentado una transformación significativa en los últimos años, impulsada en gran parte por avances tecnológicos y cambios en las expectativas de los empleados. Una de las cuestiones más debatidas y estudiadas en este contexto es si los trabajadores a distancia son más eficientes que sus contrapartes que desempeñan sus funciones de manera presencial en las instalaciones de la empresa. Esta discusión no solo se centra en la comodidad de los empleados, sino también en la productividad y resultados finales de las empresas. 

Cada vez más, la forma en que las organizaciones definen y fomentan la flexibilidad laboral se ha convertido en un punto crucial en la búsqueda de un desempeño óptimo y una ventaja competitiva en el mundo empresarial contemporáneo. Determinar si los trabajadores a distancia son más eficientes que los trabajadores presenciales puede depender de varios factores y contextos específicos. 

Menos distracciones y tiempo de desplazamiento: Los trabajadores a distancia a menudo tienen menos distracciones que en la oficina, lo que puede aumentar la eficiencia. Según un estudio realizado por Owl Labs en 2019, el 71% de los encuestados consideró que la oficina es un lugar lleno de distracciones. Además, un informe de Global Workplace Analytics señala que el tiempo de desplazamiento promedio para los trabajadores en Estados Unidos es de 54 minutos al día. Eliminar este tiempo de viaje puede aumentar la cantidad de tiempo productivo.

Flexibilidad en el horario: Trabajar a distancia permite a los empleados adaptar su horario para maximizar su productividad. Un informe de FlexJobs y Global Workplace Analytics indicó que el 65% de los encuestados creían que serían más productivos trabajando a distancia debido a la flexibilidad en sus horarios. Además, un estudio de Airtasker encontró que los trabajadores a distancia trabajan en promedio 1.4 días más por mes que los trabajadores presenciales.

Mejor equilibrio entre trabajo y vida personal: La posibilidad de trabajar a distancia puede mejorar el equilibrio entre trabajo y vida personal, lo que puede tener un impacto positivo en la eficiencia. Un informe de Gallup encontró que los trabajadores remotos informaron tener un mayor bienestar emocional en comparación con los trabajadores presenciales. Un equilibrio saludable puede contribuir a una mayor concentración y productividad en el trabajo.

Menos ausencias por enfermedad: Los trabajadores a distancia tienden a tomar menos días de enfermedad, lo que puede tener un impacto positivo en la eficiencia general. Un estudio de Ctrip, una empresa china de viajes, encontró que los empleados que trabajaban a distancia tenían una tasa de rotación más baja y tomaban menos días de enfermedad en comparación con sus colegas en la oficina.

Interacción social y colaboración:  El trabajo presencial fomenta la interacción cara a cara entre colegas, lo que facilita la comunicación, la colaboración espontánea y el intercambio de ideas en tiempo real. La posibilidad de discutir temas complejos, resolver problemas y trabajar en equipo puede ser más fluida y efectiva en un entorno presencial. Además, la convivencia diaria en la oficina puede fortalecer los lazos entre los miembros del equipo, lo que contribuye a la formación de relaciones sólidas y a la cohesión del grupo. Esta dinámica puede generar un sentido de pertenencia y compromiso con la organización y sus objetivos.

Control de la privacidad de datos: En ciertas industrias y roles, es crucial mantener la privacidad y seguridad de la información. El trabajo en la oficina proporciona un mayor control sobre la protección de datos y la confidencialidad, evitando la ciberdelincuencia y la vulnerabilidad de la información. 

Cultura organizacional y valores: Estar presente en la oficina puede ayudar a los empleados a internalizar la cultura organizativa y los valores de la empresa de manera más profunda. La inmersión en el entorno laboral puede fortalecer el sentido de identidad y pertenencia a la organización. Además, la rutina diaria que ofrece el trabajo en la oficina puede proporcionar una sensación de estructura y estabilidad en la vida de los empleados. 

Mejor acceso a talento: Trabajar a distancia permite a las empresas acceder a un grupo más diverso de talentos, lo que puede impulsar la innovación y la eficiencia. Un informe de McKinsey señaló que la diversidad de género y étnica en la fuerza laboral está relacionada positivamente con un mayor rendimiento financiero. Al permitir que los empleados trabajen desde diferentes ubicaciones geográficas, las empresas puede atraer y retener una fuerza laboral diversa y talentosa.

Es importante destacar que la elección entre trabajar de manera remota o presencial puede depender de las preferencias individuales, el tipo de trabajo y las necesidades específicas de la organización. En muchos casos, una combinación de ambas modalidades (trabajo híbrido) puede aprovechar los beneficios de ambos enfoques.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

EDUCACIÓN PARA EJECUTIVOS

MBAs en la ola de la transformación

La principal maestría para ejecutivos está evolucionando para adaptarse a las nuevas realidades de candidatos y empleadores, con la implementación de diversas modalidades hasta modificando el núcleo del currículum.

Leer más »
Translate »