¿Son los psicodélicos el nuevo sendero hacia la salud mental?

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Aunque enfrentan desafíos legales y éticos, su potencial para el bienestar mental está generando un renovado interés y debate en la sociedad.

MAPS PBC, una corporación de beneficio público creada por la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos, ha presentado a inicios de año una solicitud ante la FDA para la aprobación de una terapia asistida por MDMA para el tratamiento del trastorno de estrés postraumático (PTSD). Esta solicitud se basa en datos positivos de dos estudios clínicos de fase III controlados con placebo, financiados y organizados por MAPS y MAPS PBC.

Resultados publicados en Nature Medicine demostraron que la terapia de conversación asistida por MDMA mejoró significativamente las puntuaciones de la Escala de PTSD en comparación con la terapia de conversación con un placebo. Los participantes tomaron dosis de MDMA antes de tres sesiones de terapia de ocho horas espaciadas aproximadamente con un mes de diferencia, seguidas de tres sesiones de procesamiento de experiencia de 90 minutos.

La MDMA afecta a los neurotransmisores en el cerebro, aumentando la actividad de la serotonina, la dopamina y la norepinefrina. Sin embargo, este tratamiento podría ser inaccesible para muchos debido a sus largas y probablemente costosas sesiones de terapia, con un costo estimado de entre 20 y 30 mil dólares anuales. La FDA tiene 60 días para determinar si aceptará la solicitud para su revisión, con MAPS buscando una revisión prioritaria. Si se aprueba, esta sería la primera terapia asistida por psicodélicos y requeriría que la DEA reclasificara la MDMA de la Lista I, lo que podría abrir nuevas puertas para el tratamiento de afecciones de salud mental.

La industria de la medicina psicodélica está experimentando un marcado crecimiento que ha captado la atención de inversores y está remodelando el paisaje económico dentro del campo de la atención médica. En la actualidad, numerosas startups biotecnológicas compiten por su participación en el mercado, respaldadas por inversionistas que buscan incursionar en un terreno de oportunidades novedosas, enfocado en la comercialización de tratamientos destinados a aliviar condiciones mentales como la depresión y la adicción, entre otros.

A mediados del 2023, Australia, un país tradicionalmente conservador, aprobó el uso de psicodélicos para ayudar en las sesiones de terapia, covirtiéndose en el primer país del mundo en clasificar los psicodélicos como medicamentos a nivel nacional.

A pesar de estos avances, los psicodélicos permanecen en el ámbito de la ilegalidad bajo la ley federal. Sin embargo, algunas empresas ya están aprovechando el potencial terapéutico de sustancias como la psilocibina y el LSD mediante la patentación de ingredientes clave hallados en hongos alucinógenos y otras fuentes.

Los expertos advierten sobre la necesidad de abordar cuidadosamente las preocupaciones éticas y médicas mientras se avanza en este terreno inexplorado, además, se abre una necesidad de contar con suficientes terapeutas formados para satisfacer la demanda prevista tras la posible aprobación por la FDA del MDMA y posiblemente de la psilocibina.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »