Teresita Di Marco, The Yield Lab LATAM: “Nuestros inversores son estratégicos, ya que se involucran en colaboraciones directas con las startups Agrifoodtech”

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email
Principal de The Yield Lab LATAM

The Yield Lab LATAM, el fondo de capital emprendedor enfocado en la industria de Agrifoodtech latinoamericano, está cerrando su tercer fondo valorado en US$ 50 millones el 4 de mayo, marcando un salto significativo desde sus dos primeros fondos, de US$ 2,7 millones y US$ 3,3 millones.

Este hito se produce en un contexto en que, en 2023, las inversiones globales en Agrifoodtech experimentaron su punto más bajo en seis años, con una disminución del 50% con respecto al 2022, según el informe de Agfunder. Paralelamente, la inversión total en capital de riesgo disminuyó 38% en el mismo período.

“Con la evolución de la industria agropecuaria, hemos observado un cambio en el perfil de los inversores que se suman a este tercer fondo”, explica Teresita Di Marco, principal del venture capital (VC), quien participará en el roundtable online de Simalco este 30 de abril. “Concretamente, buscan mayor visibilidad del mercado, estar a la vanguardia de la innovación y tecnología y encontrar soluciones para cumplir sus objetivos de sustentabilidad”.

A través de este tercer fondo, el VC busca realizar inversiones adicionales en algunas de las startups de su cartera, compuesta por 23 empresas. Al mismo tiempo, se centrará principalmente en emprendimientos en etapas seed, pre-A, A, y B para ampliar su portafolio, sumando hasta 30 nuevas startups.

Entre la cartera de clientes de The Yield Lab LATAM se encuentran compañías como Bimbo, Nestlé y BID Lab.

– ¿Cuáles han sido las razones detrás de la disminución en la inversión en Agrifoodtech a nivel global?

– Creo que tiene que ver con una tendencia de mercado. De todas formas, en un momento donde la inversión ha disminuido, nosotros estamos cerrando un fundraising con más de US$ 50 millones.

En cuanto a la inversión en Agtech en América Latina, no sería adecuado simplificarlo diciendo que “hay poca inversión o poco flujo de capital”, sino que hay que hacer un doble clic.

Actualmente, estamos investigando qué está sucediendo con la inversión en América Latina. Queremos entender si nuestra región no resulta lo suficientemente atractiva para atraer financiación, o si no contamos con inversores locales con la formación necesaria para invertir en el sector.

– ¿Cuáles son las características de este sector?

– Si observamos la cadena de valor agroalimentaria, encontramos tres partes principales: el proceso productivo dentro de la granja (upstream), la fase relacionada con la materia prima o los alimentos que salen de la granja (mid-stream), y finalmente, el proceso para llegar al consumidor final (downstream).

Si me preguntas sobre la particularidad del sector, el upstream se destaca por su desafío por depender de los ciclos productivos.

Por ejemplo, cuando una startup está desarrollando un fertilizante, esta innovación forma parte de una etapa específica del proceso productivo. Para probar esa tecnología, será necesario esperar al año siguiente o incluso ir al otro hemisferio. Nosotros ayudamos a las startups a acelerar su desarrollo tecnológico tanto en el Cono Sur como en Estados unidos.

Por esta razón, nuestros inversores buscan, más allá del retorno financiero que el fondo pueda dar, un valor estratégico al acercarse a la innovación y tecnología disponibles en el mercado, trabajando de la mano de las startups para generar un impacto positivo en la industria.

– Hace algunos años se hablaba sobre los “inversores turistas” que, sin conocer la industria, invertían únicamente buscando retornos financieros.

– Precisamente, no buscamos ese tipo de inversores. Nuestros inversores son estratégicos, ya que se involucran en colaboraciones directas con las startups Agrifoodtech.

De hecho, promovemos que inversores locales inviertan en startups locales para generar un círculo virtuoso, donde el inversor potencia la startup y luego fomenta el ecosistema.

Talento Agrifoodtech

Como fondo regional, The Yield Lab LATAM las startups de su portafolio provienen de siete países diferentes y de 13 ciudades, de las cuales más de la mitad no son capitales. “Esto se debe a que buscamos talento que se desarrolla en los núcleos productivos de los países”, explica Di Marco.

La experta señala que el fondo busca diversificar sus inversiones en países de categoría B y C de América Latina, lo que representa un desafío, ya que en estos lugares los ecosistemas aún son inmaduros.

Según la principal del VC, de su pipeline de 1.900 startups Agrifoodtechs en la región, el 65% son de Brasil y Argentina, 20% de la región Andina (Chile, Colombia, Ecuador y Perú), 7% en México y 3% en Centroamérica.

Por esta razón, el VC cuenta con un brazo de desarrollo de negocios cuyo objetivo es impulsar los ecosistemas de innovación incipientes en la región mediante programas de incubación y aceleración de emprendedores, así como la creación de hubs de innovación en colaboración con la academia y otras organizaciones.

Al mismo tiempo, han establecido mesas de trabajo entre los grandes actores del sector agroalimentario y los emprendedores, conocidas como Agri Innovation Roundtables.

“Muchas veces, las corporaciones no están acostumbrados con la innovación abierta y, por otro lado, varias startups están desconectadas de las necesidades del mercado”, dice Di Marco. “Entonces buscamos hacer este match entre la demanda de soluciones con las innovaciones que se están gestando”, agrega.

– ¿Cuáles son las áreas con mayor interés en el Agrifoodtech?

– Las categorías más invertidas en América Latina durante el 2023 fueron las startups de Marketplace y Fintechs que están entregando soluciones innovadoras para sectores que están fuera del sistema financiero.

Las grandes empresas, como Bimbo, Danone y Nestlé, muchas veces financian a los pequeños productores dentro de su cadena de producción, pero ahora buscan proveedores con soluciones financieras innovadores y enfocarse en otros aspectos.

Otra área muy importante es la biotecnología, que busca nuevas formas de producción más sustentables y proteínas alternativas.

Un sector menos explorado pero con gran potencial es la geoespacialidad, especialmente la articulación de los datos provenientes de satélites para el sector agrícola.

– En una región donde más del 80% de los productores agrícolas son familiares o pequeños, he conversado con otros actores de la industria que critican la falta de inversión en startups que desarrollan soluciones para ellos.

– Creo que el llamado de atención es que las startups no desarrollan innovación para los pequeños productores. Pero hay que reconocer que se enfrentan desafíos específicos al tratar de prestarles servicios.

Por un lado, las Agtechs suelen buscar fondos de capital de riesgo para financiar su crecimiento, y estos inversionistas buscan soluciones escalables que puedan generar retornos significativos para un corto período de tiempo.

Frente a ello, desarrollar canales comerciales para llegar al pequeño agricultor es un desafío por su elevado costo, y más aún si buscas atender a este mercado con menos poder adquisitivo

Una alternativa para estas pyme de base tecnológica es buscar financiamiento a través de fuentes como gobiernos, organizaciones internacionales o fondos de cooperación, que pueden tener diferentes requisitos más alineados con sus objetivos.

Por otro lado, no olvidemos que los conglomerados agroalimentarios tienen en su base a pequeños productores. En México, Nestlé tiene 7.000 pequeños agricultores, y puede servir a una startup como puente para llegar a este mercado de forma más efectiva.

¿Cuáles son las ventajas competitivas de América Latina para el Agrifoodtech y sus mayores desafíos para desarrollar la industria?

América Latina cuenta con un vasto recurso de agua dulce, tierras cultivables y un PIB agrícola significativo.

Por otro lado, tenemos comprobado que el 80% de las inversiones que damos a las startups se destina al capital humano. Entonces tenemos el desafío de desarrollar y retener talentos locales.

Por esa razón nosotros vamos a los países de la región a buscar partners locales para transferirles know-how y construir un ecosistema que respete la cultura y necesidades específicas de cada región.

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

Noticias relacionadas

Translate »